Single Post

Habilidades Caninas: el Arrepentido

La habilidad de “pedir perdón” es una de las más difíciles de enseñar, que además se tarda bastante en construir.

Nivel de dificultad: difícil

Necesitarás una goma, post-its, o celo para empezar. Aunque dichos materiales pueden representar un incordio para el perro, considero que el nivel de estrés ocasionado es mínimo. Un perro equilibrado y sin problemas de comportamiento puede entrenar esa habilidad sin problemas.

Empezamos con la posición de sentado, cortamos un trocito de celo y lo pegamos al hocico del perro, en este momento el perro intentará quitárselo con la pata, justo cuando toque con la pata en el hocico le felicitaremos y le daremos un premio de comida.

Si el perro es indiferente al celo, intenta con otro objeto sin que ello represente una molestia tan grande que le de miedo o le cause daños.

Aunque el perro no toque directamente el hocico, premiaremos sus intentos, sobre todo al principio. Recuerda que esta habilidad no es fácil y se tarda en construir.

Tras muchos intentos y mucho entrenamiento, el perro cogerá confianza y se irá acostumbrando a la nueva postura. Ten paciencia.

Una vez el perro haya mecanizado el ejercicio, simularemos que le ponemos el celo pero le estaremos tocando el hocico con el dedo. Premiaremos todos sus intentos.

La fase final será ponerle nombre a la habilidad,  hasta que el perro pueda hacerlo sin ayudas adicionales.

Es muy importante que las sesiones de entrenamiento sean cortas, recuerda: pónselo fácil y no le regañes por algo que él no sabe hacer, el entrenamiento debe ser algo divertido para el perro y para el dueño.

Si nuestro perro presenta signos de cansancio, fatiga, empieza a ladrar, jadear u olisquear el suelo paramos.

Your email address will not be published.

Scroll to Top