Falta de interés en entrenar.

A mi perro no le interesan las sesiones de entrenamiento:

14 Razones a tener en cuenta cuándo algo no te sale bien…

1- Conseguir tener al perro concentrado en una tarea o en el guía requiere mucho entrenamiento, y ese es un proceso lento. A lo mejor para ti 10 segundos es muy poco pero para tu perro es mucho, adáptate a sus tiempos y no a lo que a ti te gustaría.

2- Si nunca has entrenado FOCUS (capacidad del perro para mantener la atención en ti) es fácil que se despiste.

3- Si te cabreas y/o le obligas hacer algo, acabas de crear una mala asociación que va repercutir en todas vuestras sesiones de entrenamiento.

4- El aburrimiento es una causa clave. ¿Cuántos tipos de motivadores has probado? Pregúntate a ti mismo qué cosas más le gustan a tu perro y luego piensa en cómo las utilizas. Además, nunca es tarde para probar cosas nuevas.

5- El perro que no esté suficientemente descansado (física y mentalmente) no responderá igual porque no está en plenitud de sus facultades.

6- Por vinculo insuficiente o muy débil entre perro y guía. Si no existe este vinculo, o si está deteriorado, olvídate de exigirle nada y trabaja para construir una nueva relación de confianza, respeto, cariño y complicidad. Solo de esta manera obtendrás resultados.

7- Asegúrate de que sus necesidades fisiológicas estén cubiertas.

8- Dejar al perro sin comer para que tenga ganas de trabajar es un grave error, el ansia generada por el hambre le bloquea el aprendizaje comprensivo.

9- Los perros tienen la capacidad de empatizar y sincronizarse con sus dueños, si eres una persona muy calmada, de movimientos más bien lentos, no le eches la culpa a él de algo que a ti no te sale.

10- Cuando los estímulos externos son muy fuertes para el perro (ejemplo: entrenar concentración con un perro de caza en el campo rodeado de conejos) lo mejor seria cambiar el entorno.

11- Si te anticipas en querer avanzar, vas a retroceder. Ponte en su lugar: te estas esforzando por hacer una tarea nueva que te plantea tu jefe, cuando estás haciendo todo lo que puedes, viene él y te presiona para que lo hagas más rápido, mejor, y que lo quiere ya mismo. ¿Frustrante no?

12- El perro no entiende lo que le estás pidiendo. Tu lenguaje corporal dice una cosa, tus palabras dicen otra (muy común en competiciones de agility), sin saberlo, confundes el perro que empezará a dar señales de estrés al no saber qué es lo que esperas de él.

13- El perro no es capaz de hacer lo que le estás pidiendo porque no ha terminado de aprender la tarea aunque en alguna ocasión lo haya hecho. No han habido suficientes repeticiones del ejercicio terminado.

14- Los niveles de estrés están por encima del umbral de tolerancia del individuo.

Your email address will not be published.

Scroll to Top