Motivación e interés en perros de trabajo

Si tu perro parece que está lento, despistado, sin interés, aburrido, y el entrenamiento no avanza, va ser que tienes un problema de MOTIVACIÓN.

                  Si el perro solo es así contigo, pero con otras personas actúa diferente…                                 ¿ves dónde está el problema?

10 Claves para ayudarte a mejorar

  1. Adopta una actitud positiva
    Tu actitud es determinante para tu perro por un rasgo fundamental de su especie: la empatía. Si te enfadas, no hace falta que le digas nada por que él lo sabe, LO SIENTE. Tu perro es un espejo de tus emociones, no sólo cuándo a ti te interesa. ¿Y qué hacer para no enfadarte? tomarte las cosas con calma y disfrutar de lo importante, su compañía, la de tu perro, y no sus tus logros.
  2. Sé objetivo y acepta lo que tienes
    Te guste o no, hay razas más aptas para determinadas tareas que otras. Hay personas más preparadas para unas tareas que otras. Por ello, o te pones las pilas y cambias lo que te limita o acepta lo que tienes. Disfruta de lo tuyo y recuerda que las comparaciones son odiosas.
  3. Ponte metas alcanzables
    Lo de aspirar a un Campeonato del Mundo es muy bonito, pero muchas veces muy poco realista. Ve despacio, paso a paso. Además la educación y/o adiestramiento llevan su tiempo, si tus metas son muy altas y muy a corto plazo puedes frustrarte muy rápido.
  4. Premia pequeños avances
    Alégrate por sus pequeños logros, felicítale y/o prémiale para que se sienta muy a gusto contigo y se quede siempre con ganas de más.
  5. Vive el presente
    Mucha gente no es capaz de desprenderse de esta mala experiencia que tuvo en algún momento con su perro (o con otros perros) y estás ansiosos esperando que el error ocurra. Dale una oportunidad y relájate.
  6. Planifica
    Si no planificas, caminas sin rumbo, no puedes ni medir tus avances ni ponerte metas, en resumen, estás perdiendo tiempo y desperdiciando recursos.
  7. Trabaja el vínculo
    Si no hay vínculo no hay nada. Insisto, nada.
  8. Mantén la calma
    Gritar, enfadarte, cabrearte.. resuelve algo? Todo lo contrario, si esa es la actitud que tienes delante de tu perro, tendrás más problemas. Tranquilízate que no es para tanto.
  9. Pide ayuda
    Nadie es perfecto, todos nos equivocamos. Un buen profesional sabe reconocer cuando necesita ayuda y la pide sin complejos. Recuerda que dos mentes suman mas que una.
  10. No tengas miedo al fracaso
    No te sale, no pasa nada. Inténtalo de nuevo en otro momento, y no temas equivocarte, este es el camino mas corto hacia el aprendizaje.

Your email address will not be published.

Scroll to Top