El perro que destroza la casa

Destrozar objetos es muy frecuente en perros que están solos en casa.

Al estar solos, muchos perros empiezan a destrozar objetos, comer los muebles, arañar las puertas,  escarbar en la alfombra,  ladrar, y un largo etc. A continuación algunos consejos para manejar esta situación, aunque lo importante será descubrir la raíz del problema.

¿Por qué se “portan mal” algunos perros en ausencia de su dueño(s)?

Por norma general, los destrozos son resultado de un cuadro de ansiedad del perro que no es capaz de gestionar esta situación de soledad. Es un problema frecuente  y debe ser tratado por un especialista si el problema persiste.

Puede que el perro esté aburrido debido a falta de estimulación adecuada y/o suficiente.

Algunos sencillos consejos podrán ayudar:

Cuidado con las felicitaciones. 

No le felicites efusivamente nada más llegar a casa. Imaginaros qué bien se siente el perro cuando están sus dueños: todo es alegría y felicidad, toda la atención es para él, montones de caricias y mimos, pero, qué pasa cuando tiene que estar solo? Todo se vuelve triste y oscuro.

No potencies aún más esa sensación de vacío, nada más llegar a casa, dile un cordial “hola” y sigue con tus cosas. Tras unos minutos, entonces le haces caso.

De esa manera tú le ayudarás a quitarle importancia a la necesidad de estar contigo.

Ayúdale a superar tu ausencia felicitándole solamente pasados unos minutos de tu regreso a casa cuando él esté tranquilo y sin signos de euforia.

No refuerces comportamientos indeseados. 

Si él empieza a ladrar cuándo vas a salir, no te des la vuelta. No le chilles. Si lo haces, él ya sabe qué tiene que hacer para que vuelvas y cada vez ladrará más y más fuerte.

Una idea para evitar que esto ocurra es decirle que esté tumbado o haciendo otro comportamiento mientras te vas.

Una idea aún mejor es esparcir premios por la casa en varios sitios distintos (por ejemplo granitos de su pienso) mientras el perro espera sentado, y justo antes de salir, le dejas que empiece su “caza del tesoro”, de esta manera estas evitando que ladre, que se altere, y reduces drásticamente su nivel de ansiedad por que ahora el perro está trabajando su olfato para buscar comida y asociará tu salida con algo positivo.

Enfadarse no ayuda, empeora. 

Si encuentras la casa patas arriba cuando vuelvas, no le regañes. El no lo asociara con los destrozos si no con tu presencia y empeorarás aún más su nivel de ansiedad.

Dale al play. 

Dejar música clásica puesta puede ayudarle a no sentirse tan solo y a estar más tranquilo.

No le aísles en sitios diminutos mientras esté solo.

Déjale estar en los sitios dónde tú pasas el tiempo, y déjale una prenda de ropa tuya que huela a ti. Enséñale a estar tranquilo antes. Prémiale la calma y enséñale que estar tranquilo es mejor que estar excitado y  la única forma de conseguir tu atención.

Mejora su calidad de vida en general.

Haz sesiones de enriquecimiento ambiental para que él pueda entretenerse y cómo juego, y dale buenos paseos, enriquecidos, antes de salir de casa.

Si necesitas ayuda, pide ayuda.

Si tu perro está muy ansioso, nervioso o estresado, busca ayuda. Puedes tratar la consecuencia pero si no tratas la causa el problema seguirá ahí.

Ten en cuenta…

Los perros son animales gregarios y al igual que nosotros, no están hechos para estar solos. Recuérdalo.

El tratamiento de este y otros problemas de comportamiento requieren un diagnostico exhaustivo, en este articulo solo hay algunas pautas generales.

Si el perro destroza especialmente puertas y ventanas (vías de salida) llama inmediatamente a un especialista, la ansiedad por separación es una patología que debe ser tratada por un profesional.

Your email address will not be published.

Scroll to Top