El control del mordisco

El control del mordisco es vital para la convivencia

Utilizar los dientes es algo normal para un cachorro: están diseñados para morder, desgarrar, clavar, etc., pero al llegar a casa este es un comportamiento que puede hacernos daño especialmente si hay niños en casa.

Este comportamiento no debe ser ignorado, porque se auto reforzará.

Es muy frecuente querer utilizar la técnica de simular el sonido de dolor de otro cachorro: cuando el perro muerde decimos ¡AY AY AY! para decirle que nos ha hecho el daño. El problema de esta técnica es que no funciona con todos los perros y en ocasiones les vuelve más nerviosos porque se verán influidos por el tono emocional del dueño.

 

¿Qué se puede hacer?

Os recomiendo practicar estos ejercicios que le enseñarán a no morder*:

 

Ejercicios de Handling. 

Lo primero seria trabajar la manipulación, cogemos premios que le iremos entregando mientras le tocaremos despacio y relajadamente por su cuerpo. Esa manipulación es suave y breve, la intención es simplemente que el cachorro pueda estar en contacto con las manos sin la necesidad de morder. Pónselo fácil, tócale primero por aquellos sitios dónde él se sienta más cómodo.

Si estás nervioso o impaciente, el cachorro intentaré morderte, estate atento a tu estado de ánimo y a lo que le trasmites.

Targets de mano.

Este ejercicio consiste en enseñarle a tocar la palma de nuestras manos con el hocico. Para empezar frotamos un trocito de comida en la palma de nuestra mano y acercamos la mano a su hocico a la altura de su nariz. El cachorro inmediatamente va pegar la nariz a tu mano por el olor y en este preciso instante le felicitaremos y entregaremos un trocito de comida. Yo recomiendo utilizar premios poco sabrosos para que el perro no se ponga ansioso. Repite esta acción varias veces hasta que el perro aprenda lo que le pides. Al principio debes poner las manos justo delante de él, yo diría que justo al lado de su nariz para que se tenga que girar y tocar. Si alejas las manos él no entenderá el ejercicio.

La intención es lograr interacción sin mordiscos, a la vez que trabajamos un comportamiento alternativo a lo que él hace por instinto o por costumbre.

Al lado sin morder.

Es importante también premiarle por permanecer a nuestro lado sin morder. Si el perro muerde los pantalones, prémiale cuando esté al lado sin hacerlo. Para lograrlo, plantea un escenario donde él se encuentre antes un juguete o un granito de pienso y no venga directamente a morder, enseguida le vas felicitando y premiando por estar a tu lado sin morder y podrás empezar a ponérselo más difícil muy despacio.

Ten paciencia y recuerda que lo primero siempre será enseñarle lo que yo sí quiero que haga.

¿Y qué hacer si muerde?

 

Interrumpe la acción

Cógelo con mucha tranquilidad de tal forma que ya no pueda morderte y llévale a otro sitio o espera a que se tranquilice. Puedes utilizar su propio lenguaje para trasmitirle información, por ejemplo bostezando o mirando hacia otro lado mientras le sujetas tranquilamente.

Dale algo a cambio

Si el perro tiene la necesidad de morder, dale un juguete que él si pueda morder, y enséñale lo que sí puede coger. Te recomiendo que hagas esto y practiques los ejercicios descritos al principio a la vez. Luego, si ves que el perro muerde solo para conseguir juguetes deberás dejar de hacerlo y directamente interrumpir la acción.

Entrena la captura de calma

Si yo solo presto atención a mi perro cuando estamos jugando, cuándo ladra o mientras estoy lanzándole objetos para que me los traiga ¿qué creéis que va hacer? Y más importante ¿cómo creéis que será de mayor?

Ser conscientes de que el perro será aquello que se le enseñe y lo que fomentes en él se repetirá.

No alterarle

Para trabajar el control del mordisco en los cachorros es fundamental que no se le altere con juegos bruscos que inevitablemente acaban con el perro estresado mordiendo las manos.

 

*Los niños no deben practicar estos ejercicios ya que el cachorro aún no tiene el control sobre su boca y puede sin querer hacerles daño.


Si tienes un cachorro en casa ¡apúntate a nuestro Curso para Cachorros! esa es la mejor manera de educar y prevenir futuros problemas de comportamiento, modalidades presencial y On-line.

Your email address will not be published.

Scroll to Top