Cepillando los dientes

Aprende a cepillar los dientes de tu perro de manera fácil

Desafortunadamente  los dueños de perros no suelen darse cuenta de la salud dental de sus mascotas hasta que hay un problema, causado principalmente por la acumulación de sustancias en la superficie de los dientes.

Algunos factores pueden agravar el problema como por ejemplo la edad, el tipo de alimentación y la raza (los pequeños lo sufren más), por ello, la práctica del cepillado dental es muy recomendable a la hora de tratar y sobretodo prevenir dichas patologías.

Ahora bien, a los perros no les gusta que les toquen los dientes, no suele ser algo a lo que se hayan acostumbrado desde cachorros ni tienen una rutina de cepillado, por ello, por un lado le  masajearemos las encías y los dientes y por otro le habituaremos a su cepillo de dientes para que se acostumbre como un objeto más.

Paso a paso

El primer paso es situar el cepillo cerca de la boca del perro sin que él lo coja (cuidado, no le enseñes a morderlo) prémiale y enséñale que este objeto nuevo es positivo para él y le traerá caricias y premios.

Acostúmbrale a tener el cepillo cerca de su boca, y que eso le aportará recompensas. Luego, hazle un breve masaje con los dedos en las encías y los dientes para que se vaya acostumbrando a ello, no intentes al principio tocarle toda la boca, ve despacio y al poco tiempo prémiale.

Poco a poco el perro se acostumbrará y aceptará el proceso del cepillado, pero es fundamental seguir estos pasos durante el tiempo necesario hasta que el perro esté tranquilo mientras le tocamos sus dientes y encías.

La clave del cepillado es la paciencia, puede que lleve unos cuantos días, no tengas prisa, y solo intenta cepillarle los dientes cuando él este a gusto con el cepillo y acepte los masajes en las encías.

Si vas a utilizar pastas de dientes, es recomendable emplearla tras algunos días cepillando con agua y probar más de un tipo, puesto que muchas veces les desagrada mucho el sabor y esto puede echar todo el proceso posterior a perder por una nueva asociación hecha (cepillado = sabor desagradable).

Idea: no hace falta comprar un cepillo especial para perros, una mejor opción es utilizar un trocito de gasa humedecida con agua.

Al revés de trabajar con el cepillo, trabajaremos con trocitos de gaza envolviendo nuestro dedo. Será más fácil y más económico. Consulta tu veterinario acerca de la mejor alimentación para tratar el problema y utiliza premios que favorezcan su higiene bucal.

Recuerda: el cuidado dental de tu mascota es tu responsabilidad.

 

Your email address will not be published.

Scroll to Top